Francia

28 Oct

Pues bueno, comenzamos con el análisis de los estereotipos del cine francés, casi nada… Para abrir boca os dejo este divertido vídeo de Cédric Villain sobre los tópicos franceses, descubriremos que no en todas las películas aparecen los mismos, dependerá, sobre todo, del grupo o grupos sociales a los que el director quiera dirigirse.

Ha sido una casualidad tremenda que el primer país sobre el que escriba sea Francia, la primera impresión ha sido que se trata de un tema manido, hoy en día quién más, quien menos ha visto una peli francesa, visitado alguna ciudad o estudiado algo de su historia; pero dos segundos más tarde me he dado cuenta de lo que implicaba hacer un análisis sobre el cine del país que le ha visto nacer, y es que gracias a los Lumière y a su cinematógrafo estamos hoy aquí hablando de nuestras mubis.

Cinematógrafo de los Lumière en la Cinematheque Française de París (perdón por la mala calidad, no se podían hacer fotos y tuve que hacerla rápido). Foto propia.

Me gustaría comenzar hablando de una película en particular, Les petits mouchoirs (Pequeñas mentiras sin importancia) porque reúne muchos de los tópicos de los que vamos a hablar: Max es el clásico parisino estirado que disfruta haciendo gala de sus posesiones, no tolera que las cosas salgan mal y cuando se ve en problemas se vuelve un tanto (bastante) lunático. Vincent vive un drama interno porque tiene mujer e hijo pero está enamorado de Max. Marie es la bohemia, tiene una filosofía abierta sobre la vida, viaja al Amazonas para encontrarse a sí misma, y se acepta tal y como es, bisexualidad incluida. Eric es el guaperas, ligón e inconstante, con una personalidad de adolescente que se ve obligado a abandonar cuando pierde a la mujer que ama. Por último, Antoine, joven recién abandonado tras una larga relación que es incapaz de tomar una decisión por sí mismo y trata desesperadamente de recuperar a su chica.

Podemos ver que cada uno representa un perfil, esto se hace mucho en el cine francés, sobre todo en el actual, un grupo de amigos que, aparentemente se llevan genial pero que un acontecimiento pone su amistad en juego. Algunas películas de este estilo son Les meilleurs amis du monde (Los mejores amigos del mundo) o Le prénom (El nombre).

Otro ejemplo de la “actitud francesa” lo encontramos en Les femmes du 6ème étage (Las chicas de la sexta planta) que relata la historia de un grupo de españolas que, durante los años 60, se marchan a Francia a trabajar como criadas. Es una película muy tópica, tanto por la parte española como por la francesa, la alegría de las españolas frente a la rectitud y sobriedad de las francesas. Es de destacar la figura de monsieur Jean-Louis, que pretende mantener la forma de ser que le corresponde por ser burgués pero se ve delatado por su corazón amable y su, cada vez más evidente, interés por la personalidad de las españolas.

   

Aparte de los problemas interpersonales de los parisinos (sí, parisinos, ya que, a menos que el guión de la película obligue a rodar en otro sitio, casi todas las películas francesas suceden en París. Y digo lo de “casi” para curarme en salud) encontramos otros elementos interesantes, por ejemplo, la herencia colonial. Sabemos que Francia ocupó gran parte del norte de África, zonas de la India y oriente próximo entre otros territorios, y esas colonias han influido en el cine francés, encontramos películas como Drôle de Félix en la que un joven de origen argelino, homosexual y enfermo de SIDA recorre Europa haciendo autostop para encontrar a su padre.

También la galardonada Entre les murs (La clase), en la que un profesor de lengua francesa se encuentra ante una clase de secundaria situada en un instituto marginal donde la mezcla cultural es causa de muchos conflictos. Des hommes et des dieux (De dioses y hombres) relata la aventura de un grupo de monjes que resisten al terrorismo en el Magreb. Y la renombrada Persepolis que nos cuenta en versión animada la vida de Marjane Satrapi, una chica iraní que vive en los tiempos de la revolución islámica.

    

Otro tema recurrente en el cine francés es el de la guerra, concretamente la II Guerra Mundial, y específicamente la resistencia francesa, películas como Les Femmes de l’Ombre (Espías en la sombra) y la más suave Le guerre des boutons (La guerra de los botones), son una muestra del sentir nacional ante la ocupación alemana, aunque ciertamente no existía esa resistencia masiva en la población, como parecen querer dar a entender esta clase de películas.

También podemos encontrar un cliché francés en películas como Bienvenue chez les Ch’tis (Bienvenidos al norte) o Rien à déclarer (Nada que declarar) y es que los franceses no se llevan demasiado bien con sus vecinos belgas. Bienvenue chez les Ch’tis trata la historia de un hombre que es trasladado a una sucursal de su empresa  en el norte de Francia, esto no sería tan malo si para los franceses el norte no fuera un lugar inhóspito lleno de gente extraña (belgas) y con un idioma incomprensible, todo lo contrario al sur; poco a poco este hombre irá conociendo a la gente y comprenderá que el norte, al fin y al cabo, no es tan malo. Rien à déclarer muestra la relación entre dos agentes de aduanas (un belga y un francés) justo antes de la eliminación de la frontera por la UE, ambos se odian pero tendrán que trabajar juntos y superar sus diferencias.

Y para terminar estudiaremos el tópico entre los tópicos de Francia: l´amour. Las películas francesas han explorado y explotado el amor en todas las vertientes imaginables: el amor loco de Jeux d’enfants (Quiéreme si te atreves), el amor decoroso en Les émotifs anonymes (Tímidos anónimos), el amor homosexual de Juste une question d’amour (Una cuestión de amor), el amor trágico en Un long dimanche de fiançailles (Un largo domingo de noviazgo), el amor sencillo de La délicatesse (La delicadeza) , el amor dulce en Le fabuleux destin d’Amelie Poulain (Amelie), etc.

 

Pero para los franceses el amor no sólo es romántico, encontramos por ejemplo la relación entre Germain y Margueritte en La tête en friche (Mis tardes con Margueritte) la cual nos muestra el profundo lazo de afecto que se establece entre dos personajes totalmente diferentes (él es un torpe y bruto cuarentón sin formación y ella una dulce anciana de clase media adoradora de la literatura) gracias a la magia de las palabras.

La imagen que nos muestra el cine de los franceses es que son un pueblo abierto a la cultura, a la sexualidad, a las nuevas experiencias. Se venden como gente romántica a la que nada les importa más que el amor y la libertad personal. Es, obviamente, una imagen idealizada, una persona puede enamorarse igual de rápido en París que en Bogotá, aunque es cierto que, cuando uno está en París, parece como más predispuesto a que le pase algo que cambie el rumbo de su vida; esto es así porque esta sociedad globalizada ha introducido el ideal francés en nuestro imaginario así que, en realidad, la magia la ponemos nosotros.

Hasta aquí mi análisis sobre cine francés, si conocéis películas que puedan reflejar mejor mis ideas, o ideas que haya pasado por alto, por favor, dejad un comentario aquí abajo.

Os comento el tema para el próximo post: AUSTRIA, cualquier mubi austriaca o conocimiento sobre su estilo de cine será bienvenido.

Hasta la próxima se despide,

Dahe.

Fuentes> Wikipedia, Cedric Villain

4 comentarios to “Francia”

  1. lomahe 30 octubre, 2012 a 22:46 #

    Me gusta mucho la selección que has hecho. El video del principio muy logrado y divertido. Quizá falta alguna referencia a la moda “COCO CHANEL”, a la gastronomía “LES SAVEURS DU PALAIS” o “COMME UN CHEF” con el gran Jean Reno y porqué no….. a la aldea de los irreductibles galos. Pero entiendo que la lista sería interminable, a fin de cuentas es un país que presume (muy chovinista y con razón en este caso) de tener una gran producción cinematográfica.

    • dahentire 5 noviembre, 2012 a 19:58 #

      Muy cierto! Son tantos los tópicos que podemos sacar de las películas francesas que este post se queda corto como poco. Aunque en Astérix y Obélix no había caído, ¡y mira que me gustan!

      Muchas gracias por tu aportación,

      Dahe.

  2. axton 7 noviembre, 2012 a 17:48 #

    Muy acertado el corto sobre estereotipos sobre Francia y los franceses. Hablar de Francia o mas concretamente de París me trae a la memoria “Moulin Rouge”, protagonista de muchas películas, así como la vida bohemia de artistas y pintores como Toulouse Lautrec llevada su vida al cine en numerosas ocasiones.

    • dahentire 7 noviembre, 2012 a 18:26 #

      Moulin Rouge fue una de las primeras películas que se me vino a la cabeza cuando empecé a ver cine francés, sin embargo, por vicisitudes de la vida, resulta que no es una película francesa, sino australiana, por lo que no me servía para mi análisis.
      Extrañamente no he encontrado películas francesas que recurran al tópico de “lo bohemio” que tan claro vemos desde el exterior. Muy posiblemente sea por mi escueta selección pero en el cine actual francés parece que es más el ambiente general (los espacios pequeños y pintorescos, algún detalle cotidiano, etc.) que un tema propiamente dicho.

      Muchas gracias por tu comentario,

      Dahe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Rincones de Londres

Súbete, que te llevo

CulturaYpocoMás

Tu lugar para la información cultural

El Balcón que da a la Calle

Un espacio LGTBI con el que lograr una mirada plural

Realidad seriada

Noticias y curiosidades relacionadas con las mejores series del momento (Imagen de cabecera de Manuel Infante Robles Licencia CC)

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: